jueves, 23 de mayo de 2019

Retenga a sus empleados

Retener a los mejores colaboradores y empleados es parte importante de la administración de personal y tarea vital del emprendedor o líder de la empresa. Pasos a seguir para facilitar la ejecución de ésta tarea que incluye buena contratación, liderazgo efectivo, saber escuchar y tratar a todos con respeto, reconocer el buen desempeño, cumplir promesas, entrenar y crear retos.

Un adecuado manejo del recurso humano, responsabilidad central del gerente de una empresa, requiere implantar distintas prácticas para conservar a los colaboradores que tienen alto desempeño, compromiso y lealtad. 
Dentro de sus actividades como gerente, está mantener una clasificación de los empleados que le permita tomar decisiones objetivas y tener claridad de cuáles son los colaboradores que debe conservar. En el video Clasificación empleados encontrará algunas ideas.
El proceso de selección y contratación de colaboradores es un aspecto crítico en las empresas pequeñas. Ver observaciones en el artículo Selección de colaboradores. Por esto y por el esfuerzo en tiempo y dinero que implica, debe hacer todo lo que esté a su alcance para conservar a los colaboradores valiosos. 
Como en cualquier relación humana, la que desarrolle con sus colaboradores necesita ser nutrida y mantenida. Los colaboradores son un recurso que tiene la empresa. Pero a diferencia de otros recursos como las máquinas y el dinero, las personas perciben lo que el entorno les ofrece y presenta. Reaccionan emocionalmente a esas percepciones. Esas emociones, dependiendo si son positivas o negativas, desarrollarán una motivación o un rechazo hacia el trabajo.
Con una actuación apropiada por parte de los directores de la empresa, las percepciones serán positivas. Los colaboradores tendrán emociones igualmente positivas que concluirán en buenos niveles de motivación. Esto hará a sus colaboradores más productivos, comprometidos y creativos.
Los colaboradores desean percibir que sus jefes notan los progresos que hacen en su trabajo. También quieren sentir cómo los jefes ayudan a que ese progreso se de. Así, esperan unas comunicaciones abiertas, un buen ambiente de trabajo y claridad en las metas que se trazan para ellos. Si esto lo rodea de un programa equitativo salarial, de incentivos y reconocimientos, usted puede ya tener las condiciones ideales para retener con más facilidad a sus empleados.
En una empresa con clara dirección estratégica combinada con una positiva habilidad de ejecución más una cultura empresarial y esquema organizacional diseñados acorde a las necesidades de esa estrategia, el talento y el liderazgo son aspectos que ya con certeza existen. Si además ha llegado a un nivel donde los colaboradores clave han sido desarrollados internamente y no tiene que salir a contratarlos fuera, confirma que domina el esquema de manejo y retención del talento.

Para llegar a ese nivel, algunas recomendaciones:

  1. Si arranca con una BUENA CONTRATACIÓN, eligiendo la persona adecuada para el trabajo requerido, todo será más fácil. 
  2. Al establecer canales de COMUNICACIÓN ABIERTA con todos sus colaboradores, facilita que entiendan los objetivos de la empresa, agiliza la solución de problemas y fomenta el trabajo en equipo. Invierta buena parte de su tiempo en comunicarse con su gente. Esto crea un ambiente propicio para que los colaboradores desarrollen lealtad y compromiso con la empresa. Como empresario, debe mostrar apertura y honestidad en todas las actuaciones diarias. Si la gente no tiene información, la supone o se la inventa. Allí nacen los malos entendidos, los chismes y las actuaciones que perjudican el buen clima.
  3. Un LIDERAZGO EFECTIVO que entiende verdaderamente el negocio y está comprometido con la empresa, transmite optimismo y alegría. Recuerde que todos los colaboradores están muy atentos y perciben las actuaciones de los jefes y responden a ellas. Positivismo transmite positivismo.
  4. Cada vez que se presente una iniciativa o necesidad de CAMBIO, escuche a todos antes de decidir. A nadie le gusta trabajar en un ambiente donde su aporte no se considera o es ignorado.
  5. Una actitud de sincero RESPETO por todos los colaboradores en todos los sentidos de su relación con ellos, es fundamental. Todos deben recibir el mismo y consistente trato, sin cabida al más mínimo favoritismo. 
  6. Todo trabajo bien hecho, merece un RECONOCIMIENTO que puede ser tan simple como una manifestación del hecho ante el grupo. Esto debe estar enmarcado dentro de una política consistente y justa de administración de premios, reconocimientos y bonificaciones.
  7. Evite las PROMESAS que no puede cumplir. 
  8. Al iniciar su vida en la empresa, todo colaborador necesita ENTRENAMIENTO. Pero no se quede en esas breves sesiones iniciales para que entienda el trabajo, las relaciones con otras personas o áreas y los resultados esperados. Continúe ofreciendo entrenamiento acorde a las necesidades presentes y sobre todo futuras del colaborador para su proyección dentro de la empresa. Es importante incentivar en las personas el deseo de mantenerse actualizadas en su área de trabajo y que exploren aspectos por fuera de éste. Es importante hacer seguimiento.
  9. Deje saber a los empleados que ellos SON IMPORTANTES dentro de los objetivos que ha fijado para el futuro de su empresa. Hágalo, no solo de palabra, sino con hechos como por ejemplo, invitarlos a reuniones para tratar temas puntuales.
  10. Si mantiene un esquema de clasificación de empleados, sabrá que algunos no tienen la capacidad de ajustarse a la cultura de su empresa o sus habilidades son insuficientes para el crecimiento que espera. Si ha hecho lo posible, como re-entrenar, conversar con ellos, coaching, acuerdos de mejora, para desarrollar a esa persona sin resultados, tendrá claro que debe proceder a un DESPIDO. A nadie le gusta trabajar con una persona desagradable, que no encaja, un sexista, alguien que se las sabe todas o es perezoso. Cuando deba prescindir de una persona, hágalo profesionalmente. Los que quedan, se darán cuenta de la forma como maneja esta situación.
  11. El trabajo debe ser un RETO para sus colaboradores. Debe presentar barreras a superar y nuevos territorios para explorar. Ofrezca la información, capacitación y herramientas que sean necesarias. En las empresas pequeñas, las posibilidades de movimientos dentro de la jerarquía son difíciles. La opción es enriquecer y ampliar el alcance de cada puesto de trabajo. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario