lunes, 27 de mayo de 2019

Elección de la mejor idea



Generar ideas para crecer y permanecer es una parte importante del proceso de innovación y creatividad de la empresa. Elegir la mejor idea que se ajuste a su estrategia y esté dentro de sus habilidades y capacidades para ejecutar y convertir en realidad, es el verdadero reto. Debe tener claro como financiar la idea y considerar los riesgos legales de llevarla a cabo.

Hay varios métodos para generar ideas sobre productos, servicios o procesos que pueden ser de utilidad para su negocio. En los artículos Lluvia de ideas, Hágase preguntas sobre sus productos y servicios y Cómo encontrar nuevos productos, hay información que le permitirá promover nuevas formas de producir ideas.
Obtener las ideas no es del todo un problema. El verdadero reto es implantarlas y para eso debe empezar por ordenarlas, clasificarlas, darles prioridades. Para esto, necesita desarrollar un método lo más objetivo posible, con algún esquema de puntaje, que le permita tener argumentos claros para explicar a sus socios y colaboradores las razones de su elección.
  • Un primer análisis es el estratégico. ¿Se ajusta la idea a su plan estratégico, contribuye a su visión y misión? ¿La idea tiene capacidad de mejorar la eficiencia de algo? ¿La idea tendrá una mayor efectividad en el uso de los recursos? Recuerde que nada es blanco o negro. Una idea que no se ajusta con claridad hoy a su plan estratégico, podría ajustarse en el futuro.
  • En segundo lugar, evalúe las condiciones del mercado para cada una de las ideas. ¿Es suficiente el mercado disponible? ¿Cuántos competidores ya están participando allí? El mercado existe, pero ¿debo desarrollarlo?
  • El tercer aspecto a considerar es el de capacidades de su empresa para embarcarse en la idea. Si es un producto evalúe si tiene la capacidad sobrante disponible para hacerlo. ¿Tiene acceso a la maquinaria requerida para hacerlo? ¿Sus operarios están en capacidad de elaborarlo? ¿Puede enfrentar la complejidad técnica que tiene la nueva idea? Si es un servicio, considere si tiene los procesos y la gente necesarios para implantarlo. ¿Tiene su grupo los conocimientos necesarios para explicar la nueva idea? Tenga en cuenta adicionalmente: ¿Tiene capacidad en su bodega para administrar los nuevos inventarios de materias prima, producto en proceso y terminado? ¿Tiene suficiente gente en el área comercial para venderlo? ¿Podrá manejar la cartera adicional de clientes creada? ¿Tiene la capacidad administrativa y directiva suficiente para implantar la idea?
  • El aspecto financiero de la idea debe considerarse en cuarto lugar. ¿Cuál será el retorno de la inversión del nuevo proyecto? ¿Cuánto dinero requiere para ponerlo a funcionar? ¿De dónde vendrá ese dinero? ¿Cuál es el punto de equilibrio de la idea? ¿Cuánto tiempo deberá financiar la nueva idea antes de que empiece a generar ingresos?
  • Por último, evalúe los aspectos legales en torno a la nueva idea. ¿Habrá riesgos con algún competidor por el parecido de su idea? ¿Qué tipo de permisos especiales requiere poner en marcha su nueva idea? ¿Qué nuevos contratos o modificaciones a los existentes requiere para sacar su idea la mercado? ¿Requiere proteger su idea o la marca / nombre que le asigne de alguna forma legal?
Toda nueva iniciativa necesita un defensor, alguien que la entienda con pasión. Por esto, realice la evaluación en compañía de sus colaboradores cercanos, uno de los cuales deberá convertirse luego en su defensor para sacarla adelante.
No venda ninguna idea antes de tiempo al resto del grupo. Siempre hay un momento en toda empresa para empujar algo nuevo. Debe esperar con paciencia ese momento.

Ver más en el video Innovación y creatividad (ver acá) y Del lente al Hubble (ver acá) se ofrecen más reflexiones sobre el tema de las ideas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario