viernes, 24 de mayo de 2019

¿Considera que tiene las características para ser un emprendedor?

Es tradicional la discusión de si un líder nace o se hace. Igual sucede con un emprendedor. Lo importante es si tiene las características recomendadas para sacar adelante una nueva empresa. Si no las tiene, busque la forma de cubrir esa falta de habilidad. Una debilidad debe ser la fortaleza de otro en el equipo de colaboradores. Se describen algunas estrategias de supervivencia y se plantean algunas preguntas que debe hacerse.

A todos nos gusta saber qué tan bien preparados estamos para una determinada actividad. No debe ser la excepción con una persona que está buscando iniciar un emprendimiento o para aquellos que ya manejan una empresa.
Este artículo no busca ser un recetario para que determine que tan buen emprendedor es o será. Es más una compilación de ideas al respecto que le permitirá detectar sus fortalezas y las áreas que debe fortalecer para ser un emprendedor positivo.
En el artículo De empleado a emprendedor encontrará información de los temas a considerar en el caso de estar pensando dejar un trabajo de empleado para alguien más y cumplir su objetivo de ser su propio jefe.
Lo primero que debe hacer es colocar en una balanza lo positivo y lo negativo de ser un emprendedor:
POSITIVO
• Nadie le va a decir qué hacer
• Puede adoptar ideas con rapidez, nadie lo frenará
• Puede ser flexible.
NEGATIVO: 
• Cada 15 días debe pagar una nómina
• Debe conseguir dinero para pagar proveedores y a quién le presta
• Aceptar responsabilidad por las decisiones
• Enfrentar solo situaciones difíciles creadas por circunstancias fuera de su control
• Trabajar muchas horas, incluidos feriados y fines de semana
• Dedicarse obligatoriamente a cosas que no le gustan
• Sí tiene jefes: sus clientes.

Las siguientes estrategias de supervivencia se requieren en una nueva empresa:

  • Mantenimiento básico de registros: llevar una contabilidad y más o menos entender qué pasa allí.
  • Manejo financiero: saber de donde viene el dinero y por donde se va.
  • Manejo del recurso humano: al principio estará tal vez solo, pero si las cosas van bien, pronto necesitará ayuda y la debe saber utilizar.
  • Análisis de punto de equilibrio: ¿cuánto es lo mínimo que debe producir y vender para sobrevivir y crecer?
  • Conocimiento del entorno en que opera la empresa.
  • Conocimiento del producto o servicio.
  • Conocimiento de los competidores.
  • Relaciones con las autoridades: impuestos, cámaras de comercio.
  • Estructuras legales: ¿cuál es mejor forma de definir su empresa?, contratación, minimizar riesgos.
  • Habilidades de comunicación.

Estas estrategias de supervivencia ya sugieren habilidades requeridas. Si estas, más el equilibrio de su balanza muestran un resultado que ya esperaba y con el que se siente confortable, invitan a que explore qué características hacen exitoso a un emprendedor. 
Pero antes, conteste Si o No a las siguientes preguntas. Varios “Si” le permitirán seguir tranquilo en el ejercicio de volverse un emprendedor, siempre y cuando los “No” pueda administrarlos de alguna forma.

¿Es usted un líder?
¿Le gusta tomar sus propias decisiones?
¿Lo buscan otras personas para que las ayude a tomar decisiones?
¿Le gusta la competencia?
¿Tiene fuerte voluntad para hacer cosas y clara autodisciplina?
¿Es un rebelde con causa y no le gusta seguir instrucciones de alguien?
¿Se le facilita planear el futuro?
¿Es carismático y le gusta todo tipo de gente?
¿Se la va bien con los demás?
Características del emprendedor
En términos muy simples, un emprendedor exitoso conoce cuáles son sus fortalezas y las explota al máximo y tiene claras sus debilidades, que cubre de alguna manera.
Si explora en Internet, es posible que encuentre infinidad de artículos y muchos cuestionarios con diferentes enfoques para determinar su calificación como emprendedor. Pero si tiene un buen equilibrio de cada uno de las características que a continuación describimos, tiene madera de emprendedor.

PASIÓN
  • Expresa sus sentimientos con fuerza.
  • Está convencido que tendrá éxito.
  • No ve riesgos sino factores que puede manejar para su ventaja, aunque acepta que el riesgo existe.
  • Muestra coraje para enfrentarse a los retos.
  • Le gusta hacer las cosas ya.
  • Se compromete a fondo con lo que emprende.

IMAGINACIÓN
  • Hábil para pensar, objetivo y lógico.
  • Es creativo, flexible.
  • Innovador constante.

AUTODETERMINACIÓN
  • No se siente bien trabajando bajo las órdenes de alguien. 
  • Sabe que tiene que ejercer autoridad.
  • Dispuesto a reducir su estándar actual de vida pues sabe que el futuro será mejor.
  • Es disciplinado.

CONFIANZA EN SI MISMO
  • Tiene alta necesidad de lograr lo que se propone.
  • Tiene “motor”: responsable, vigoroso, fortaleza física, con iniciativa, persistente y con buena salud. 
  • Sabe y acepta que debe invertir muchas horas y días en su empresa.
  • Muestra estabilidad emocional para soportar el estrés.
  • Es sociable, trabaja bien con otros.
  • Acepta críticas y rechazo con mente abierta.
  • Es optimista, sonríe y transmite optimismo con su forma de actuar.
  • Sabe que puede llegar el momento que su empresa puede crecer más allá de lo que puede manejar.
  • Toma decisiones estratégicas con poca información.
HABILIDADES
  • Es competente en el manejo de las relaciones con las personas, manifiesta consideración por los demás, maneja situaciones con tacto.
  • Tiene conocimientos técnicos en su actividad.
  • Posee habilidades de comunicación, tanto escrita como hablada, sabe escuchar.
  • Ha trabajado alguna vez como jefe o supervisor. Conoce qué se requiere para dirigir. Sabe determinar las habilidades en los demás.
  • Aprende de los errores.
  • Es abierto a aprender nuevas cosas, de cualquier tipo.
  • Entiende y administra sus debilidades.

La intención de tanta información no es confundirlo ni, mucho menos, persuadirlo que tiene o no tiene las características y el perfil del emprendedor.
El objetivo es consolidar muchas visiones de lo que debe tener el emprendedor ideal. 
Pero le permite evaluarse mejor, determinar con más precisión sus habilidades y reconocer sus debilidades. Así podrá rodearse más fácil de personas / colaboradores / socios que en conjunto se complementen.
Otra herramienta que puede ser de ayuda es una descripción de cuatro estilos de emprendedor que encuentra en el artículo Estilos de emprendedor.  

Por último, además de consolidar las fortalezas necesarias y cubrir las debilidades detectadas, un emprendedor debe combinar tres funciones cada día. Son como tres personalidades diferentes en la misma persona.
  1. EMPRENDEDOR. Esta es la personalidad que convierte todo en oportunidades. Es el visionario, el soñador y creativo que ve la chispa del futuro y se convierte en el catalizador de los cambios.
  2. GERENTE. Es la personalidad pragmática que planea y ordena todo lo que la personalidad Emprendedor desordena. No ve oportunidades sino problemas a resolver.
  3. TÉCNICO. Es la personalidad que hace. No le interesa crear ideas sino convertir las ideas de la personalidad Emprendedor en realidades. Discute con la personalidad Gerente por el control que impone.
Un equilibrio de 1/3, 1/3, 1/3 describe a una persona increíblemente competente para sacar adelante un nuevo emprendimiento. 

Al principio es más usual encontrar mucho énfasis en Técnico (del orden del 70%), con una contribución de Gerente (en un 20%) y algo de Emprendedor (el 10% restante). Pero tenga presente que cada época de su empresa requerirá de un énfasis diferente que deberá detectar y hacer los ajustes necesarios en su forma de actuar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario